Telling stories from the kid's perspective and stories that heal

Updated: Jun 3, 2020

How many times have you told a story to children hoping to teach or warn them, and things did not go as you expected?


The video is in English with subtitles in Spanish.


Lee la transcripción de la entrevista aquí.

Soy Carolina la cuenta cuentos, hoy tenemos a una de las narradoras de cuentos de Texas más poéticas y elegantes que conozco.


La conocí en 2014, y desde entonces, ella es una de las personas cuyos pasos quiero seguir.

Mary Grace Ketner fue una maestra de secundaria y preparatoria, especialista en educación de museos en el Instituto de Culturas Texanas, cofundadora de San Antonio Storytellers en 1991, miembro de la Asociación de Narradores de Tejas.


También es activa en la Red Nacional de Narración de Cuentos y, durante muchos años, trabajó como intérprete de narración de cuentos como parte de la lista de giras de la Comisión de las Artes de Texas.


Mary Grace se retiró de la narración en 2017, pero aun cuenta cuentos a sus nietos antes de acostarse y a los niños de su iglesia.


Hoy en StoryTEEPS, Mary Grace habla sobre las perspectivas de los niños cuando escuchan historias.


Y también sobre esas historias que nos recuerdan que no importa cuántas veces sentimos que nos estamos dividiendo, siempre podemos volver a estar completos.


Damas y caballeros, les presento a Mary Grace Ketner.


Bienvenida a StoryTEEPS Mary Grace!


Estoy encantada de tener aquí el día de hoy.


MG: Estoy contenta de estar aquí, gracias por invitarme!


Carolina: Vamos al grano!


Yo te conozco como narradora, directora artística de festivales,y defensora de los migrantes y sé que tienes millones de historias de aquello años en los que estabas contando cuentos, de cuendo estabas educando, por que tu fuiste maestra de la escuela secundaria y media.

Así que hoy solo queremos que compartas uno o dos historias.


MG: Yo puedo hacer eso! Entonces, lo primero que pensé cuando me dijiste de lo que íbamos a hablar fue sobre ese momento en que decidí que iba a usar la historia del lobo y los siete niños pequeños como un ejemplo, como una forma de ayudar los niños que lidian con llegar a una casa vacía y esperar a que un padre venga del trabajo.


Y pensé que era una idea tan brillante. Se me ocurrió que la historia era divertida y que sería una forma inofensiva de presentar a los niños la idea de cerrar la puerta y no responder hasta que la madre llegue a casa.


Si la historia no es familiar para todos, es un cuento popular alemán y en la historia un lobo había estado esperando para almorzarse a los siete niños pequeños.


Esperando hasta que la madre se vaya y se queden sin protección, y eso sucede y él corre y se come a los siete niños pequeños.


Y el séptimo, el más pequeño, lo convertí en el héroe de la historia, él ayuda a la madre a rescatar los niños del vientre del lobo.


Abren el vientre del lobo y este cae al río. En cierto modo hice la historia divertida, hice que las voces de los personajes fueran divertidas e hice que el lobo se volviera bobo y ese tipo de cosas.


Pero cuando lo dije por primera vez miré hacia abajo y esos niños estaban asustados.

Quiero decir que estaban literalmente asustados, y me di cuenta de que no había pensado en la historia desde su punto de vista.


Desde el punto de vista del niño un lobo es realmente algo muy aterrador. ¿Un lobo comiendo niños, como si fueran cabritos?


Como esos niños eran solo niños, se imaginaban a sí mismos y realmente me asustaba lo que había hecho.


Llevándolos a este lugar que realmente daba miedo y pensando que sería divertido. Había pensado que aprenderían algo y lo superará rían. Que recordarían cuando mamá dijo: cuando dejo la puerta cerrada y la cierro con llave y no la vuelvan a abrir para nadie más que para mí.

Y así, repetimos eso varias veces en la historia y simplemente no lo vi venir, pero la historia sería realmente aterradora para ellos.


Bueno, cambié de marcha y espero que no fue demasiado tarde, por lo menos no lo fue la próxima vez que lo conté y me aseguré de que al contar la historia que entendí dónde estaban y que realmente tenía que tener cuidado sacarlos de la historia de forma segura, y no lo había hecho.


Carolina: muy interesante


MG: como un peligro hasta que realmente sucedió. Pero fue una lección para mí, porque no sé por qué, sabes cuándo piensas qué tipo de historias contar a qué edad de niño piensas en términos de la complejidad de la trama y el idioma que vas para usar, algo así como el nivel de lectura de un tercer grado o algo así.


Pero no había pensado en el desarrollo emocional de un niño y cómo la historia les llegaría emocionalmente. Esa fue una poderosa lección para mí. Solo verlo en sus ojos.